Poemas de Aterrizando de Belén María Bloksa

Poemas de Aterrizando



Quién eres?

Ser sin rostro
Sin cuerpo
Ni voz, ni ojos.
¿Quién eres?
Que soy de ti un pedazo.
Que nada de ti pedí,
Ni un retazo.
¿Quién eres?
Persona que huye o buscas
Ya ni tanto...
¿Quién eres?
¿Y que hiciste?
De mil pasos dados
Llegarás siempre al mismo lugar.
De mil actos hechos
Recibirás el doble.
Y  las palabras calladas
Verás que vienen cargadas
De sonido.
¿Quién eres?









Reina de la Lluvia

Mire por la ventana y vi los años pasar en vano.
Pude notar que un piano y un Chelo me acompañaban,
Llegue a oírlos.
Mire por la ventana y seguía lloviendo.
Tantas cosas guardadas salieron a bañarse
En el agua fría que la tarde esparce.
Y  de muerte no temían, nunca lo han hecho.
La gente corría,
Hacían vano intento por esconderse de ti.
Pero jamás caes firme, y así entonces te apoderas de ellos.
Nadie de ti. No te olvidan.
Pueden sentirte natural, pero muchos te odian,
Otros te aman.
Y mientras tanto te veo,
En el espejo te veo.
¿Qué has hecho con el bosque que te regalaron?
De inútil prisa lo has destrozado.
Y ya no viven en él los pinos,
Ni el río sediento,
Mucho menos  la mariposa monarca.
¿Qué has hecho Reina de la lluvia?
¿Qué has hecho?





Yo ¿y tú?

Me pregunto con frecuencia que hubiese pasado si esa mañana no te hubiese visto.
Cómo hubiese mi alma bañado las tantas vidas que lleva encima.
¿De qué color hubiese la luna pintado mis pestañas?
Y las tuyas ¿de qué color serían?
¿Cuántas noches hubieses soñado con decir te encontré?
¿Cuántos días hubiese yo pasado de largo ante la verdad?
Tu, seguramente no habrías sido más feliz, pero sí más común y yo habría sido más normal, pero  dejando de un lado, definitivamente, de soñar,
Por creer que nunca un sueño es realidad, cuando la verdad es un sueño eterno.
Y tu ¿En qué insecto te reflejarías cuando tus pies bañases en el río?
Y yo, ¿A qué señor de los espíritus vería volar de noche por mas dormida que estuviese?
Dime….


















Sirena

Soy sirena y canto al mar
Soy sirena y canto al sol
De voz cansada
De voz enredada en viejas olas
En mi mundo vivo sola
Visto ligero y
Guardo las perlas de tantas ostras
Para cuando tenga que partir.
Uno que otro barco divisó
Pero lejos o cerca da igual,
De paso están
Y mis lágrimas no las notan.
Mi rostro que atrae
Mi cuerpo que enviste
Y mi voz que encanta
Ya no son nada.
De algas se han teñido
Los sueños marinos
De una reina que llora
Sola de frío

A oscuras de noche