Pensamientos Irrevocables de Ramón Soto Díaz





COMIENDO LO QUE APAREZCA
                                                                              A mi padre
En la espesura de mi propia mano

sigo inundándome de recuerdos olvidados

ante el cataclismo que se avecina

donde el Cristofué cantó

una vez para todos sin cobrarnos.



Comiendo lo que aparezca

mi padre me espera cada tarde

en un submarino (No amarillo)

borbotando frases anacrónicas

mirándose y mirándome en sus pupilas miopes



cargadas de esperanza.







KIKI


Mi gato es como Queen en su esplendor.

Me espera cada día sin chistar, con las patas

llenas de aviones, pintadas de caracolas.



En convento eterno con el mar,

conoce tanto a Freddie Mercury como yo,

cuando en su agonía una noche de noviembre

gritó pi, pi, pi dejando en 24 por segundos sus bigotes.



Él también es Rey,

aunque

igual que las librerías escondidas, nadie lo conoce.

Es como Lezama, con su habano resurgiendo de las cenizas,

y en su eterno esperar sigue soñando musarañas olvidadas.